Sois felices?

Me pasa. O mejor dicho, me pasa cada vez menos. Me he sentido identificado en todos los puntos que comentas, añadiendo un mal humor constante.

En mi caso me ha ayudado mucho buscar ayuda psicológica. Una persona fuera de tu entorno a la que le cuentas tu situación, te hace preguntas y reflexionas sobre el tema.

Al final, reflexionar y responderte sinceramente a esas preguntas ayuda mucho a saber qué es lo que necesitas. Y lo más importante de todo y que muchas veces se olvida, pensar en uno mismo, ser más egoísta. Saber en qué punto estás para aceptarlo o cambiarlo. Tener objetivos o hacer deporte son obviedades pero también me ha ayudado mucho.

La felicidad plena es un término muy bucólico a mi parecer, se es feliz a ratos. La valoración de @Jasvy me parece muy acertada, es proponérselo, valorarte positivamente.

¡Saludos y muchos ánimos!

5 Me gusta

A veces el secreto es tan sencillo (y complicado) como identificar los callejones sin salida en los que te has metido. Es verdad que hay cosas que te pueden amargar: problemas de salud, un trabajo que no soportes, problemas de pareja, problemas económicos, preocupaciones por tus hijos (si los tienes)… normalmente nadie está completamente al 100% físicamente, especialmente a partir de una edad, ni está en el trabajo soñado, discute de vez en cuando con su pareja, tiene momentos de agobio económico y se preocupa por sus hijos. Son cosas normales. Pero a veces uno o varios de esos aspectos toman una relevancia exagerada y nos amargan la existencia. Si ese es el caso, hay que identificarlo y poner solución. Por ejemplo, discutir con tu pareja o tener puntos de conflicto permanentes es normal. Pero si eso ocurre continuamente, te angustia y hace que no puedas ser feliz… pues a lo mejor no es buena esa relación.

Yo te recomiendo un buen psicólogo. Ayudan a estas cosas.

4 Me gusta

Como dice @JMR los hijos no son una solución a un problema son el fruto de puntos como querer a tu pareja y ser feliz. La paternidad le termina de dar una patada a toda tu vida. Ser padre es algo que siempre quise y lo he hecho junto a la mujer que quiero. Aún así hay momentos muy duros en los que sin el apoyo de mi pareja hubieran sido mucho peores.
Aquí te han dado consejos muy buenos:
Pedir ayuda profesional.
Cambiar de trabajo.
Replantearte tu relación
Dedicate tiempo a ti mismo. Metas a largo plazo, donde te ves en 5 años por ejemplo.

3 Me gusta

Todos los consejos son muy buenos, lo que me enorgullece sentirme parte de esta comunidad.

A veces son simplemente malas rachas que, por suerte, no duran para siempre y hay que ser consciente de esto.

Las cuestiones que dependen de ti, siempre estás a tiempo de cambiarlas y las que no, debes aceptarlas y luchar por que te afecten lo menos posible.

Dicho esto, mucho ánimo y puedes contar conmigo para lo que necesites.

Un abrazo!

3 Me gusta

desde mi humilde-prepotente criterio, lo del trabajo pinta mal, pero si tu actitud ante la vida es la de la insatisfacción generalizada, cambiar de trabajo tampoco arreglará el tema.

No te conozco para poder dar una opinión sobre qué puede pasar para que estés así. Pero te puedo decir que la búsqueda de la felicidad y la satisfacción personal en el materialismo, especiamente con el deseo de tener y comprar, sólo te puede llevar al pozo de la desgana (como mínimo).

trabajo en la policía y allí la gente vive en su propia burbuja: su mundo es lo que cobran los demás (nunca he estado en un trabajo donde la gente exhibiera su nómina). Que si en tal localidad los polis hacen este horario, cobran tanto y las extras a tanto. Que en el otro pueblo hacen esto. que si aqui no nos tratan bien etc. Viven constantemente angustiados o ansiosos porque no tienen lo mejor, e intentan cambiar de prefectura policial. Tienen un sentido de la competividad tremendo, y mucha insatisfacción porque la hora extra no la cobran a 50 como en el pieblo de al lado, etc.

es ridículo. Tienes tu trabajo, estas cerca de casa, cobras una pasta. Y qué mas? han de estar cambiando siempre. Asi no se puede vivir.

puedo entender lo que decía un cura youtuber (no soy religioso y menos cristiano). En el convento (benedictino, cartujo, etc), el individuo es feliz. Vive de su habitación (un zulo de piedra con una mesa y una cama), y comparte espacio en el claustro con los otros encerraos, donde hacen los cantos diarios. Y luego tienen trabajos manuales sencillos, ya sea en la huerta, en el taller de carpintería etc.

Me pareció interesante lo que dijo sobre los que deciden abandonar el mundo y deciden entrar en el retiro espiritual de la vida monacal: suelen tener buena asimilación personal al nuevo hábito, pero pasado un tiempo, que llega antes o después, sucede lo que él llamaba algo asi como “la noche oscura”. Cuando, imagino que es el inconsciente, tortura a los nuevos residentes. El cuerpo empieza a reclamar lujo, ocio, actividades (en mi caso sería follar). Comenta que es un período de gran sufrimiento, pero una vez vencidas todas esas resistencias, el individuo se vuelve completamente independiente a todas esas debilidades y pasiones, y pasa a disfrutar plenamente de la vida reducida a la sencillez máxima. Y esto lo veremos en todas las religiones (las espirituales, exceptuando la que es materialista aunque no la considero una religión). Sintoístas, musulmanas, budistas, hindúes.

creo que parte de esta infelicidad generalizada en la sociedad parte de la noción de no haber alcanzado los ideales inconscientemente asimilados por el discurso cultural del mundo actual. Todos creemos que cobramos muy poco, que no tenemos el sexo que deseamos o merecemos, que el cocbhe ya es viejo y deberíamos tener uno nuevo. Que en el supermercado nos dejamos el sueldo. Que no tienes los dientes de plástico que desearías tener (un teclado de piano con efecto led blanco nuclear, como está de moda ahora)

Tengo muy claro que el sufrimiento curte el espíritu. Una persona que es sometida al profundo desgaste de una vida arcaica, como la anterior a la sociedad del bienestar, crea personas con un interior granítico, totalmente opuesto al hombre moderno que crea la sociedad líquida, la de la moral y la ética líquida (cuando no gaseosa). Fijaos que todos los padres buscan la sobreprotección de sus hijos. Hoy en dia el dolor y el sufrimiento es tabú, así como la violencia. No se puede castigar ni dar notas excesivamente negativas a un niño. Pensad que hace 70 años, después de una guerra civil, el cupo de 50.000 voluntarios para ir a luchar contra la URSS se llenó en pocos dias, y estas personas eligieron ir a morir en unos campos sometidos a tormentas de nieve y temperaturas inferiores a los 30 bajo cero, después de haber andado 1000 km para llegar al frente de combate (porfavor no es política, de todos los bandos ideológicos hubo la misma voluntad de sacrificio y combate, sólo pongo un ejemplo).

Imaginad ahora. Quién querría ir voluntario a una guerra tan cruel contra un enemigo tan grande? el individuo ha mutado en otra cosa. No tenemos nada que ver con nuestros abuelos. De hecho ahora nos encontramos que contratas a un adolescente para que trabaje, y al dia siguiente no vuelve, porque se fue a casa llorando traumatizado. Trabajar 8 horas seguidas le causó un shock psicoemocional grave.

Con esto quiero decir que imagino, que estás en ese punto intermedio entre el hombre primitivo de hace 100 años, con el joven actual que es hipersensible a todo y no es capaz de aceptar nada de responsabilidad (esto lo explica muy bien el juez Calatayud: el joven de ahora no tiene nada que ver co nel de hace 30 años según su experiencia como juez de menores)

según parece, la clave de la felicidad es por un lado, no desear nada y no necesitar nada, y por otro, haber asimilado como normal condiciones muy duras de vida.

5 Me gusta

Acaban de pasar esto por un grupo de whatsapp, me ha parecido adecuado compartirlo como ejemplo de por qué nos gusta este hobby, no es porque nos haga mejores o peores tener más o menos juegos, es porque es un momento que sacamos para nosotros mismos, para nuestros recuerdos y nuestras sensaciones, a pequeñas cosas como esta se le puede llamar “felicidad”.

Cada persona tendrá sus propias dosis de felicidad, de la forma que sea, lo importante es aprender a saber cuáles son y quedarnos con lo que tenemos en vez de con lo que no tenemos, es el eterno dilema del vaso medio lleno o vaso medio vacío.

10 Me gusta

Pues tío. Te entiendo perfectamente. Yo llevo unos 3-4 años… que bufff… con cosas bonitas por el medio. Y ahora mi recién nacida hija. Pero después. Temas económicos. Trabajo de basura etc… que te hace pensar que es todo una mierda…

Es complicado. Ojala la felicidad plena. Si es que existe.

3 Me gusta

¡Qué verborrea! Ojalá haberte tenido cerca en la universidad. :rofl:

Me gustaría comentar ésto, que es importante. Tener una actitud con tendencias pesimistas dificulta mucho identificar qué es lo que una/o realmente necesita y agrava cualquier vicisitud de la rutina.

Por eso insisto en que es bueno hablar con un/a profesional cuando se está “perdido”.

3 Me gusta

Te lo digo desde todo el respeto tanto a amigos y amigas mías se lo he dicho alguna vez cuando nada les ilusiona y están de ánimo bajo un tiempo. Te recomiendo ir a una profesional de la salud mental. Al principio te costará y te sentirás mal porque se hablan de cosas duras que en tu día a día no las sacas.

Ánimo y un abrazo.

2 Me gusta

La felicidad es algo efímero.

Si fuéramos átomos de hidrógeno y buscásemos el estado perfecto, llegar a ser helio, entenderíamos por las reglas de la física/química que rápidamente volveríamos al estado normal de hidrógeno.

Está comprobado de manera científica que la sensación que se tiene de enamoramiento con la pareja acaba por desaparecer, igual que las estrellas del universo terminan por apagarse.

El trabajo, pues a ver, es la esclavitud del siglo XX, donde todos tenemos que perder el tiempo de nuestra vida para conseguir dinero a cambio, así que dudo mucho que a alguien le guste su trabajo eternamente. Yo mismo he tenido épocas en las que me ha gustado mucho y otras en las que lo odio, y te lo dice alguien que cambia de trabajo muy a menudo.

Con la familia hay buenos momentos y malos momentos, no se puede estar bien siempre con una persona, porque todos tenemos intereses diferentes.

Del problema de fondo son las espectativas, si tienes altas espectativas, quieres estar siempre disfrutando de la vida, quieres follar mucho, tener mucho tiempo libre y poder permitirte todo lo que quieras, estar feliz siempre y vivir una vida como la que se proyecta en la sociedad que se debe tener, vas a tener muchas decepciones, porque la vida no es así.

Yo tuve una época de mi vida en la que salía mucho, follaba mucho, de dinero iba algo justo pero me permitía mis caprichos, iba y venía y era totalmente libre y aún así no tenía una felicidad completa, siempre hay algo que te falta, como al coleccionar. Si ahora tuviera eso seguiría sin estar pleno, y ahora tengo familia y podría decir que estoy más cerca que nunca de la felicidad, pero siempre hay algo que impide llegar a tenerla.

Quizá, como dicen algunos, la felicidad está en las pequeñas cosas de la vida, en saber disfrutar de lo poco que se va a tener mientras estamos aquí y en necesitar lo menos posible, esperando lo menos posible en retorno, pero tener una espectativa así es muy difícil en la sociedad que vivimos, así que yo procuro aceptar que hay que estar en el término medio, ni mucha felicidad ni mucha tristeza/infelicidad, valorar lo que nos gusta y tener metas a corto medio y largo plazo que me motiven a hacer otras cosas.

Lo dicho, si mañana dejas a tu pareja y te vas con otra, con el tiempo te sucederá lo mismo, si vas cambiando, echarás de menos los buenos momentos con una pareja estable, si vives solo querrás compañía y si te pones a coleccionar siempre estarás más pendiente del siguiente juego que de los que tienes ya.

Valora lo que tienes por lo bueno y no te fijes tanto en lo malo, así lo mismo tú felicidad aumenta un poco. Si luego ya te das un poco de tiempo para cuidarte… Piensa que ya tienes mucho y disfrútalo.

11 Me gusta

Yo te lo vuelvo a decir, ve al sitio adecuado, aquí como mucho te levantan el ánimo momentáneamente pero lo tuyo necesita algo más que ánimo, necesitas que un profesional te guíe, no tengas ni miedo ni vergüenza en ir a visitarlo.

8 Me gusta

Atención: tochus horribilis

esos dos añitos que pasé visitando los hospitales (oncología), pude ver ejemplos de lo que cito.

Poniendo en contexto (se nota que hoy me aburro en el trabajo), mi mujer estaba en la planta de oncología y siempre se comparte habitación con personas del mismo género, asi que iba conociendo a mujeres cancerosas que compartían habitación (tuve el siniestro privilegio de tener pase de acceso 24h al hospital pese las normas timo-covid). Las compañeras de hospital no solían durar mucho: las iban trasladando a otro lugar donde recibirían la sedación paliativa (eutanásica), asi que pude tratar con varias personas y ver su rutina diaria.

Contra lo que uno pudiera creer, esas personas estaban adaptadas a la realidad de su situación y tenían una existencia “satisfactoria” (sin pasarse, claro). Vivían al dia, y nada mas. Y los que les que les quedaba muy poco, casi a la hora.

Recuerdo un caso especialmente bestia, de una pobre mujer con cáncer digestivo muy avanzado, con la cara deformada. Un lado lo tenía como anestesiado y le colgaba mucho la mejilla, párpado, Los músculos de toda la zona, entiendo que por el daño causado por las metástasis en el cerebro o nervio facial. Calva con cuatro pelos por encima que se peinaba hacia detrás, como si fuera el típico señor pureta, esquelética total excepto por una tripa redonda. Y por supuesto vías metidas por todos los lados, incluida esa que meten el cuello directo al corazón. Pues ella me contaba con interés cómo le gustaba doblar todas las sevilletas de papel y dejarlo en su cajón, tenerlo todo muy bien ordenado, prepararse las cosas para la ducha, e imaginando qué le traerían para comer “luego una siestecita y me pondré un poco la tele”. Y ella estaba satisfecha haciendo labores muy simples para entretenerse.

Creo que vivimos con tanta comodidad y garantías que padecemos el síndrome del funcionario (del funcionario k no pega golpe no de los k trabajan)

4 Me gusta

El psicólogo:

imagen

2 Me gusta

Me sorprende que nadie lo haya dicho aún. La felicidad no depende de algo de fuera. Es una decisión que tienes que tomar. Se puede ser feliz en cualquier lugar y en las “peores” condiciones externas.

Cosas que pueden ayudarte a ser mas feliz: aprender a meditar y vivir con menos cosas.

Te recomiendo un libro que lei hace poco y que me cambio la forma de ver las cosas (hay cosas que menciona que hay que tomarlo con pinzas, pero en general, la idea que presenta me encanto): El Poder del Ahora o las Meditaciones de Marco Aurelio. O cualquier otro libro sobre el Estoicismo.

Hay que leer los clásicos chavales! Te abre el coco de una forma increíble!

2 Me gusta

Se supone k dije eso pero me enrollo tanto k nadie quiere leer esos ladrillos :face_holding_back_tears:

Es cierto k la filosofía ayuda mucho

2 Me gusta

@kandu , de ladrillos tuyas o extensiones mías hay unas cuantas en esta página web.

Según mi opinión desde luego a mi no se me hacen largas las respuestas largas, anda, mira, ni al pelo, je.

Si encima se trata de un tema interesante menos todavía. De todo la verdad, se aprende.

3 Me gusta
2 Me gusta

Tema largo que da para muchas interpretaciones, así que difícil generalizar. Lo que sí te puedo afirmar por experiencia propia es:

-Trabajo y ambiente de oficina tóxicos te destruyen

-Mejor solo que en pareja infeliz

-Hijos no solucionan, traen nuevos problemas

-La felicidad como dices tu es una construcción social que está hecha para que pases toda tu vida buscándola, hasta que te enteres de que no existe. Lo que sí existe es que estés bien contigo mismo y con lo que tienes, si no estás conforme, no tengas miedo a los cambios.

Ánimo

5 Me gusta

Hola,

Lo que te pasa es bastante común hoy dia. Yo te voy a dar mi humilde opinión desde mis 50 tacos, hijos y casado desde hace 22 años.

-La felicidad plena no existe, son momentos que podemos considerar que nos hacen felices. Debemos buscarlos nosotros, a veces vienen de parte de otras personas. La felicidad radica en dedicar el tiempo en hacer aquellas cosas que nos gustan.

-No serás más feliz por tener más, sinó por necesitar menos para vivir. Aquí te recomiendo escuchar las charlas de Pepe Mujica, ex-presidente de Uruguay. Él dice que trabajamos para comprar tiempo, tiempo que debemos utilizar en hacer lo que nos hace felices…

-Hay que levantarse cada dia con una ilusión o con una motivación, aunque sea una chorrada (buscar un juego, hacer una llamada pendiente, pasear…)…, eso ayuda, y lo digo desde el conocimiento de haber pasado por procesos familiares de depresión y otros que no vienen a cuento.

-El trabajo si que influye bastante, tener una buen ambiente ayuda mucho, pero tampoco lo es todo. Si tienes oportunidad de hacerlo cambia de trabajo.

-La pareja y el amor…eso depende de cada uno. No me atrevo a decir si el enamoramiento desaparece o no, pero lo que si debe haber es complicidad y cariño.

-Los hijos son una fuente de doble caño, por un lado te dan muchas satisfacciones, por otro lado los problemas van creciendo a medida que ellos lo hacen, y se necesita mucho dinero para darles una vida y formación adecuadas para que se puedan valer en esta jungla.

-En general hoy dia tenemos demasiadas cosas materiales y hemos dejado de lado la naturaleza, te puede ayudar ir a la montaña o a la playa y reconectarte.

-Las redes sociales tampoco ayudan, me refiero a las que enseñan sólo las cosas falsas y efímeras…

-Si necesitas acudir a un profesional, hazlo!. No vamos al dentista y al fisio cuando nos hace falta?

-No sé si te servirá (hay gente que se pone peor) ver el caso de otras personas que quisieran vivir y están sentenciadas a no hacerlo, como el caso de Unzué…o el de Pau Donés (DEP)…

Si algo de esto te puede ayudar me alegro!, y decir que yo también tengo a veces esa sensación de no saber qué hacemos aqui, pero me voy buscando esos pequeños retos, momentos y pequeñas ilusiones para poder sobrellevar el dia a dia.

Saludos a todos!

6 Me gusta

Yo te voy, bueno os voy a contar mi particular punto de vista.
Me considero sumamente reflexivo en todos los aspectos, siempre que veo, escucho, vivo, aprendo lo que sea a la par que eso sucede mi cerebro está buscando todas las alternativas en paralelo ( esto es importante para la narrativa).
Tengo unos padres con los que me llevo bien, y respeto, han tenido y tiene una vida feliz, normal y plena. Claro con esta premisa ellos me han tenido a bien inculcar el camino de la felicidad que para ellos ha sido, crece, estudia, estudia más, relacionate, obtén un trabajo bueno y estable, o al menos estable, para luego hacer tu vida, hasta ahí bien sin presiones, luego la sociedad ya te empuja a cierta edad a casarte y tener hijos, es algo que está intrínsecamente unido a la sociedad, echas un vistazo a tu alrededor y tus conocidos, amigos, primos etc todos lo hacen y siendo sincero, algunos lo hacen porque es lo normal es lo que se espera de ellos ( decidme si no os ha pasado, pensar debería estar haciendo esto o lo otro?).
Pues bien todo esto a mi me atormentaba, yo como un autómata intentaba seguir ese camino que era el normal, pero me agobiaba, no me producía felicidad, me aburría, veía que por ejemplo a mi alrededor estudiaban y eran felices con su bachiller y sus carreras, luego llegan los 30 y se casan de golpe todos… Y te ves que no eres igual, que no quieres, es más aborreces esa vida.
Por suerte o por desgracia siempre he echo lo que me ha salido de los …, y si bien es cierto que al principio me martirizaba ver que todo mi alrededor se movía al compás del mundo, ahora estoy muy orgulloso de hacer lo que quiera, cuando quiera, y como quiera, y poco a poco le voy ganando felicidad cuanto más me reafirmo en que lo correcto es ir a por lo que te hace feliz, y no a por el camino marcado.
Trabajo cuando quiero, tengo la casa pagada, tengo mis gastos cubiertos, no nado en dinero pero me siento realizado, estudio lo que quiero cuando me apetece, trabajo igual, juego a la play, voy a pasear, tengo pareja etc pero al ritmo mío, no al del mundo.
Cómo dato curioso, hace 3 semanas salí de fiesta y en encontré a una amiga, he íbamos los 2 borrachos, hablamos un rato, y me dice yo soy matemática, y me preguntó tu que eres? A que te dedicas? Y no supe responder, tengo todo y me dedico a vivir? Disfrutar de mis días, amigos y familia?
Tu que responderías? Y estas de acuerdo con la respuesta, es decir si eres fontanero, tu existencia se resume a eso solo pones lavabos, o eres más? Un coleccionista, amante de los RPG, te gusta el ciclismo, comer chorizo asado en el monte? Que eres?

3 Me gusta