Excusas para no prestar juegos

Pues seguro que a más de uno de nosotros nos ha pasado, llegar con amigos a casa y que flipen con tu colección que tanto te ha costado conseguir. Y que al cabo de pocos días te digan la pregunta que me da palo contestar que no y me genera miedo a la vez.

  • oye me prestas aquel residente Evil 3 que tienes para jugarlo?, cuando termine te lo devuelvo.

Ahí es cuando comienzan todas mis dudas, si le digo que no pensará que soy un agarrado?, pero si se lo presto lo cuidará?, No lo estropeará? Me lo devolverá o tendré que pedírselo 30 veces?
El problema es que ellos ya no entienden lo que cuestan estos juegos a día de hoy, lo jugaron de pequeños y piensan que siguen costando 500 pesetas o que se encuentran en cualquier tienda de la esquina. Pero como decir que no elegantemente?

2 Me gusta

Fácil, si es de PS1 le digo que lo siento pero es de la colección y que nada de la colección sale de casa. Si es el de PS4/Xbox pues le digo que se lo puedo dejar sin problemas porque cuesta cuatro duros y no tengo problema. Eso sí, le digo que no se le ocurra rayar el disco, que lo cuide porque si no lo hace nunca más le dejaré otro.

A un antiguo compañero de curro le dejé alguno de vita y sin problema… le dejas el cartucho suelto y le indicas que tenga mucho cuidado igualmente y ya.

4 Me gusta

Jajja buena técnica, a mí me da pánico que me rayen algún juego o algo, porque las cajas de PS1 que tengo están restauradas por mí y llevan un curro impresión dándole pulimento a mano y desmontandolas.

2 Me gusta

En donde vivo ahora, justo cuando cambiaba el gameroom de cuarto, vinieron unos amigos de Santander una vez y me estuvieron echando una mano para montar las estanterías, justo las que se ven en el vídeo de mi colección. Cuando iba a llevar los juegos les pedí educadamente que no se preocuparan y se tomaran algo, que ya llevaba yo los juegos poco a poco, que hay que colocarlos y tener mucho cuidado y sé que es algo que ellos no entienden igual.

Con explicarles que la colección a casa la traje y transporté íntegramente yo, no dejando a nadie ni que portase una caja para evitar que le dieran un golpe y me pudiera molestar con ell@s… entendieron perfectamente que no había que hacer nada más :smiley:

De hecho uno de ellos ahora mismo tiene en su canapé de casa un par de juegos que me pilló hace un mes y que hasta que no pueda subir por allí no me dará :sweat_smile: :sweat_smile: Los metió en una bolsa y los dejó bien protegidos para que cuando llegue no hayan sufrido ningún daño :upside_down_face: :upside_down_face:

2 Me gusta

Yo digo claramente que no se los dejo a nadie, ni a mi mejor amigo. Es mi colección y les dejo lo que quieran de otras cosas, pero juegos no. Ni excusas ni pollas.

La experiencia me ha enseñado a eso…

4 Me gusta

Por el motivo que sea creo que todos hemos dejado algún juego que no nos han devuelto. En mi caso, durante la época de PS2 presté un Gran Turismo 3 y un Mickey’s Wild Adventure de PS1 que no volvieron. Ya no tengo ninguna relacción con estas personas así que están más que perdidos.

Tambien tengo un Tony Hawk’s Underground 2 de PSP y un FFX-2 de dos amigos de toda la vida que nos vemos muy exporadicamente. Nunca me han pedido los juegos y yo no me he acordado de devolverselos pero tengo en mente devolverlos. Igual hasta me dicen que no los quieren y me los quede.

Hace más de 10 años así que a saber xD

2 Me gusta

Hace muchos años que aprendí a no prestar nada que sea valioso de la colección, y si dejo algún juego actual obviamente es a alguien que sé que lo va a cuidar y no le voy a tener que estar pidiendo el juego después, se lo presto en una caja vacía pocha de las que tengo por ahí y que lo disfrute. Si me piden prestado algo personas descuidadas, directamente les digo que me sabe mal pero que NO. Es lo que hay, ya no tenemos 10 años como para que haya que aclarar según que cosas, jajaja.

1 me gusta

No pongo excusas, si es del montón ni tengo problema en prestarlo pero si es de los que más me gustan ,esos no salen de casa.

2 Me gusta

A mi me cuesta dejar cualquier juego… El último que dejé fue un Zelda Breath of the Wild de WiiU y me ha costado 3 años y tener que ir a la casa del sujeto en cuestión recuperarlo. Además con la escusa de… “oye, ¿te acuerdas que te dejé un Zelda? No lo tendrás por ahí, me gustaría jugarlo…”. Milagrosamente apareció en aceptable (que no perfecto) estado.

Mejor decir que no…

2 Me gusta

No se me ha dado el caso.
Pero en la época de PS2 intercambiaba juegos despreocupadamente y antes cambiabamos incluso consolas.
Recuerdo el verano que me prestó un amigo la Megadrive con el Golden Axe y un par de juegos mas.
Si ahora tuviera que prestar, supongo que sería de lo actual y según a quien pues sin problemas o ni de coña.
Por cierto tengo un juego de Master System que no sé de donde cojones ha salido.
Cuando “rescaté” la consola hace un año (mas o menos) al principio no sabía que hacía ahi, después al probarlo lo recordé.
Pero no soy capaz de recordar de donde ha salido: si fue prestado, si fue regalado o qué.
Desde luego comprado no,porque conservaría la caja.

Salu2

1 me gusta

Yo cuando niño deje el Ninja Gaiden de Master System a un amigo del colegio (bueno desde ese momento, ex-amigo)… Se lo deje por un fin de semana solo. El me dejó a cambio el Enduro Racer… Vaya mierda de cambio. :joy: No es mal juego, pero comparado con Ninja Gaiden…

Pasaron 3 semanas de “perdona, se me ha olvidado”, “mañana te lo traigo”, “a si, esta en mi casa, perdona tío…”…
Hasta que un día me canse y le dije que “esta tarde voy a tu casa a por el juego”… Y me dijo que no estaría precisamente esa tarde, “tenía cita con el dentista”…
El se pensó que me lo creí. Y aún así me planté en su casa, pegué en la puerta y me salió su madre. Pregunté por el y me dijo que estaba en el cuarto, le pregunté a su madre si iban al dentista, a lo que su madre mirándome con cara extrañada me dijo: ¿dentista, no porque…?.. Y yo le dije, nada tu hijo sabrá.
Vino a la puerta con la cara desencajada… Y su madre mirándolo y le pregunta: ¿qué pasa, que es eso del dentista?..
El con cara de consternación le dijo nada mamá, es que viene por un juego que me presto… Y ella le dijo bueno, “pues devuélveselo”…
Así que va y mira a su madre, me mira a mi… Y con voz entrecortada va y le dice a su madre: “es que no puedo… Porque lo vendí”…

Así que yo me quedo patidifuso y su madre más aún… Sobretodo porque su madre haciendo lo que ni yo hubiese hecho mejor en ese momento, le dio un guantazo a su hijo, mi amigo hasta ese mismo momento, que creo que aún se estará acordando. Su madre fue mi mejor aliado.
Le dijo, “corre con este niño, ve a quien se lo vendiste le devuelves el dinero y le das el juego a este niño que es suyo” …
Yo mire a la señora y le dije bueno, aquí le traigo yo este juego que fue el intercambio. Me saque el Enduro Racer de la mochila y se lo fui a dar, con la misma la madre me dice: “No, ese juego te lo quedas tu también, así mi hijo aprende a que no se vende lo que no es suyo y perdona porque así no lo he educado”.
Una señora totalmente justa a mi parecer…

Así que fui con este chaval a buscar al otro que se lo había vendido. Estaba en otro barrio, el viaje duro 10 minutos en bici, donde ni nos miramos a la cara.

Cuando llegamos, la situación fue algo diferente… Nos abrió la puerta también la madre de este tercer chico. El obviamente no sabía que el juego era mío realmente y que no le había dado permiso al otro para venderlo. Y se negaba a devolverlo porque de ia que le daba igual y encima su madre lo apoyaba en eso, decía que “su hijo no había robado el juego, que se lo había comprado y que ya era suyo… Así que si no quería devolverlo el juego no saldría de su casa”.

Pero yo tenía una baza… A todos mis juegos les ponía mis iniciales con rotulador permanente y pegamento para que fuese imposible borrarlo.
Así que a la señora esta, le dije. “Ese juego que tiene su hijo es mío, yo no sé lo he vendido a nadie, y tiene mis iniciales escritas. Si no me lo devuelve su hijo ni usted, iré a a la policía”…
Se ve que al nombrar la policía se acojonó un poco la señora y le quito de malas maneras el juego a su hijo de las manos y me lo dio…
Allí deje al uno y al otro discutiendo. Yo había ganado…
Y encima tenía mi juego y el Enduro Racer que lo considere trofeo de guerra… :wink:

Nunca dejé un juego más en mi vida…

14 Me gusta

Si es por cambios yo cambié una Gameboy micro por una SP edición tribal con 11 años chiquita mierda de cambio, la Gameboy no se ilumina la pantalla, le falta la tapa de pilas y parece que le pasaron lija del desgaste que tiene :joy:

1 me gusta

A mi de pequeño me dejaban muchos juegos… en el colegio recuerdo que tras unas navidades donde a todos los compañeros les regalaron la SNES, recuerdo que me dejaron el Super Castlevania IV, UN Squadron, Super Ghouls n Ghosts… Yo ya tenía fama de que jugaba mucho porque me acababa las recreativas de los bares de alrededor del colegio, que muchos días quédabamos media hora antes para jugar al basket y en algunas ocasiones nos íbamos al Bar a jugar al “Ninja Gaiden” (el de recreativa) o al Super Sprint en la máquina de tres volantes. Total, que me dejaban el cartucho y el lunes lo devolvía y les decía, me lo pasé :love_you_gesture: :love_you_gesture: :love_you_gesture:

El único que en su día no conseguí pasarme en un finde, de esos que hacía de jugar cuando no quedaba con los amigos del barrio, únicamente fallé en el Ghosts n Goblins de NES, que nunca olvidaré la desesperación que tenía en la segunda fase para pasar de la casa donde están “los gordos” que siempre les llamé yo. Conseguí darle la primera vuelta pero no la segunda, aún cuando no hacía mucho me lo pasaba en recreativa… así lo guardé años hasta que en 2016 me puse una tarde y me lo completé para zanjar mi deuda de honor con ese juego.

3 Me gusta

En mi caso tengo la suerte o desgracia de ser el único que colecciona videojuegos como tal entre mis amigos y familiares. Por lo que como mucho me piden juegos de PS4 en exclusiva. Ninguno tiene la Xbox One y sólo 2 la Nintendo Switch así que… Salvo una amiga que sí que tiene todas pero no juega tanto. No creo que me pidan nunca el Klonoa de PS1 o un Art of Fighting 2 de Neo-Geo por poner 2 ejemplos :rofl:

A veces me gustaría que alguno compartiese este hobby tal y como lo entiendo yo para al menos compartir experiencias. No tengo problema en llevarme mi Silent Hill 1 a jugar un viernes entre pizzas y amigos a su casa, pero no tengo la ocasión ni creo la tendré nunca. Esos tiempos ya pasaron y cada uno tenemos nuestras vidas y no las compartimos entre juegos por desgracia salvo en PC… y claro no es igual.

1 me gusta

Aquí un día cualquiera cuando un amigo ve con ilusión algún juego de mi colección :
¿Té gusta este videojuego?

3 Me gusta

Jajaja muy bien resuelta esa respuesta

Yo antes es que no era capaz de decir NO aunque por dentro estuviera ardiendo de rabia.Dejaba pocos,pero dejaba,y no dormía bien hasta que me lo devolvían.Ahora no tengo nadie cercano al que dejar juegos,así que ahí estoy salvao,pero si los tuviera…uno va cambiando con los años y ahora mismo le digo un NO en toda la jeta al que me pida juegos.

1 me gusta

Una pena que cerrasen las tiendas de alquiler de videojuegos. Era útil para alquilar uno mismo y para eviatar situaciones comprometidas sobre el préstamo de juegos.

Presté un CD de un juego de Microsoft a uno de clase y tardó medio año en devolverlo, ademas hecho una mierda. Ese día dije que se acabó el prestar juegos.

1 me gusta

Jajaj eso se lo hice a un amigo que quiso que le prestase mi coche por la novedad de ser nuevo y no me ha vuelto a hablar😂

1 me gusta

Pues yo en una ocasión en vista de la amistad y confianza que tuve y tengo con un amigo que además trabajaba y sigue trabajando en una tienda de cómics, nada más comprar un juego de Neo-Geo al vérmelo su hermano me pidió que se lo dejase, con lo que le dije que adelante, pero que lo tratara bien que ni siquiera lo había estrenado.

Peroooooo vamos, una semana transcurrida y sin saber nada, no me importó en primer momento ya que me veía con este amigo de sábado en sábado, pero pasaron ya dos semanas y lo mismo, y eso que mi amigo venía todods los sábados a echarse unos vicios en mi casa, a la tercera ya se lo comenté y él a su hermano y nada, así que, al mes fue cuanddo me lo devolvió, afortunadmente completamente intacto, pero el hecho de estar un mes sin el juego sin saber nada del mismo que es lo que más me tocó las narices, ya que confianza total con mi amigo si, pero con su hermano apenas lo conocía de unas pocas ocasiones de haber ido yo a su casa, así que, desde entonces ni uno solo salvo a uno o dos en contadas ocasiones y devueltos inmediatamente.

2 Me gusta