Me dejó con la boca abierta y babeando

Buenas,quisiera compartir un video del vhs promocional de ERBE sobre el cerebro de la bestia. Recuerdo que venía con un hobby consolas y fue lo me me decidió a comprarla en vez de megadrive. Todavía recuerdo el día que fui con mi padre a una tienda de electrónica y electrodomésticos que había en mi ciudad a comprarla. Adjunto fotos



Como podéis ver en la factura lleva conmigo desde el 29 de diciembre de 1992, 27 años tenía yo 14 añitos. Marcó mi adolescencia.


El video es del canal de Craker
Espero que lo disfrutéis y os haga sentir lo que yo siento cada vez que lo veo y recuerdo aquella época de mi vida.
8 Me gusta

Grata sorpresa ver una factura de esa época, yo también la compre en 1992 el mismo día que tu pues la compre con el dinero que tenia ahorrado y lo que me dieron ese día por ser mi santo.

Yo aun conservo la consola pero no la caja y menos aun la factura.

Grandes recuerdos y muchas horas de vicio que me pegue con mis hermanos y amigos.

1 me gusta

Esas cosas marcan para bien y más cuando es en la infancia. Yo también conservo la factura de mi primer PC de junio de 1997. La ilusión indescriptible de ir a comprar el objeto de deseo. Como eramos niños pues dependíamos de los adultos para estas cosas. Ahora ya no, que es una ventaja pero también menos ilusión o al menos distinta.

Conserva esa joya.

La factura impresa en matricial, como debe ser, seguramente una EPSON.:smiley:

1 me gusta

Jajaja el vídeo se lo marca un poco​:sweat_smile: me ha hecho gracia lo de la “super” velocidad y la “super” cantidad de sprites en pantalla :face_with_hand_over_mouth::face_with_hand_over_mouth: y encima te ponen el Final Fight :face_with_hand_over_mouth::face_with_hand_over_mouth:
No en serio, no es Mega Drive, pero mola mucho aún así :stuck_out_tongue_winking_eye::stuck_out_tongue_winking_eye:

Fue una pasada la primera vez que lo vi. Se me erizan los pelos cada vez que lo veía y lo veo.
Creo que desgasté la cinta de las veces que yo también babeaba.

Raro seria que no tuviera su marca de agua