Historia del pasado de cuando se pagaba en pesetas y los donut estaban buenos

Que tal foro me gustaría abrir este tema y que compartamos todos aquellas pequeñas historias que vivíamos cuando éramos pequeños esas locuras que hacíamos por viciarnos por conseguir algún juego que nadie tenía el copión pa la snes el adaptador pa americano esas pequeñas historia…no sesión será la nostalgia de la época o la perdida de un gran amigo con el que viví muchas de ellas…

Grandes recuerdos de ir al bar del camping en el que veraneaba para poder jugar al Golden Axe. El bar era un antro de mala muerte, muy grande y muy vacío. Allí estaba yo junto a mi padre pasando unos buenos ratos.

Ir a comprar el pan por las mañanas, hacer recados, subir la compra, poner la mesa, todo para poder ganarme unas propinas para luego ir a comprarme algún juego para la gameboy.

Jejejejeje joerrrr como recuerdo el día que salió la snes que mantenía reservada en corteingles de nuevos ministerios que quene tenía mo madre la pobre ahora que tengo si edad en ese tiempo como la entiendo como me decía con el queme no te compro ni un juego que vale un dineral y yo tranki mama que el supermario tiene 96 mundos y a la semana ya estaba pasao …

1 me gusta

Hola Cap, también pasaba algunos días de vacaciones en un camping donde en el bar tenían una recreativa con Street Hoop, era una MVS, una mesa de billar y por último jugabamos en un 486 al Doom 2, Lemmings, Crusader no regret, Quake, etc…

1 me gusta

Yo recordaré siempre, la primera vez que con 7 años entrase en un salón recreativo, estaba dentro del por aquel entonces el nuevisimo centro comercial del centro de la ciudad y era inmenso. Era oscuro pero destellaban luces y ruidos estruendosos por todos lados, yo miraba a todos lados sin parar, no sabía a qué jugar. Mis padres me dieron un par de monedas, y yo después de dar un par de vueltas por aquellas salas me decidí a jugar en una de las máquina algo más antigua que contenía nada más y nada menos que el Golden Axe.

Aquel dia me enamore, por desgracia durante años fui viendo como aquellas salas menguaban poco a poco hasta desaparecer.